viernes, 24 de septiembre de 2010

Un pergamino muy versatil.

Erase una vez un tablero abandonado y abombado por la humedad y la exposición a la intemperie que cuando me miró con esa ternura que tienen las cosas humildes, vi en él muchas posibilidades de convertirse en algo hermoso con un mínimo de de cirugía y maquillage, lo he convertido en Medallero Olímpico.

Una vez pasado el boceto al tablero procedí a recortarlo con la sierra de calar

Y con estas, sofisticadisimas, herramientas le vamos dando forma y aquí teneis el resultado




2 comentarios:

murci dijo...

Un hermoso tra bajo, Sir Kovak.Se muy bien de la ternura que le inspiran esos viejos tableros,que con sus proverbiales manos convierte en autenticas maravillas.
Enhorabuena

kkovakk dijo...

Caballero murci muchisimas gracias, estos comentarios te levantan el espíritu, que últimamente lo tengo por los suelos.

un abrazo

Publicar un comentario